5 de enero de 2012

Futurologando

A veces mis hijos me dicen cosas que en mi mente se traducen de inmediato a: "Cuando yo era chico/a...".


Por ejemplo hoy, Amelia: "Cuando me despierto me quedo muy callada tratando de ver si escucho el ruidito del teclado. Así sé si estás trabajando en tu escritorio o no".

1 comentario:

Tin dijo...

Yo apunto rigurosamente cada ingenio poético que sale de mis sobrinos sin que ellos, claro, se den cuenta.

A veces sólo hace falta algo de eso para volver casi sin trampas a la inocencia