13 de julio de 2010

Al paso, al trote...

Traducir rápido es como galopar -- viene el impulso y te pone a teclear como si fueras un caballo espoleado y de pronto sentís que vas cubriendo terreno, llenás de letras la pantalla en blanco como el caballo deja doble huella en la tierra sin pasto.


(Claro que después habrá que volver sobre las huellas).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces, sin embargo, me parece una travesía ágil pero llena de incertidumbre... voy rápido y no sé si estoy haciendo justicia a lo que traduzco y deseo parar y volver sobre mis pasos... pero una vez en racha, lo único que puedo hacer es dejarme llevar. Ya aparecerá un escollo que me frene y me derribe de la montura.

María (Madrid)

Laura Wittner dijo...

sí, claro, por eso pronto volvemos sobre nuestras huellas... viste que en la velocidad siempre está, por debajo de la adrenalina, esa doble sensación de "estaré haciéndolo bien?" y "contra qué me chocaré?".

Anónimo dijo...

Estoy revisando un traducción muy floja; tengo las piernas llenas de moretones y chichones varios en la frente. Imposible cobrar impulso.
Nora

Laura Wittner dijo...

ah, nori, no; si el texto de base está mal, es todo el trayecto al paso...

Debiotch dijo...

Mientras leía lo de arriba de la imagen, pensaba: "Me pasa, pero después tengo que releer, o estoy frita". Y después, lo que va entre paréntesis me hizo sentir identificada, sólo que le pusiste mucha más poesía.